Páginas vistas en total

sábado, 16 de abril de 2016

TESTIMONIO DE ESTRELLA PERALTA






  Un correo de hoy Amarat Peralta Gallardo, me hace conocer el fallecimiento de su hermana Estrella Peralta, ambos hijos de Gamaliel Churata. La noticia es terrible como desgarradora, se trata de una persona que conocía muchísimo acerca de la vida de Gamaliel. Precisamente entre el 17 y 19 de abril del año pasado, me concedió una extensa entrevista que deben abarcar 60 páginas.  El texto será publicado en el próximo libro dedicado a Churata. Hay revelaciones extraordinarias, abarca toda la biografía de Gamaliel, carcelerías, amigos, trabajos ocasionales, siempre perseguido por un signo de fatalidad constante.   
     Transcribo en su memoria solo el comienzo de una conversación que duró muchas horas.
-Antes de empezar quisiera decir que esta entrevista se realiza debido a tu generosidad porque vienes desde los Estados Unidos donde radicas. Es necesario hablar sobre varios temas y esclarecer, pero sobre todo para alimentar en base a tu testimonio, la biografía completa de Gamaliel Churata. Permíteme empezar preguntando:
- ¿Cuáles son los recuerdos de niña que tienes de tu padre?
- Recuerdo que vivíamos en la Paz (Bolivia) en la calle Genaro Sanjinés en dos habitaciones juntamente con mi hermano Teófono, era dos años mayor que yo. Mi papá me levantó en sus brazos, me acercó a la ventana con una reja y me hizo ver el paisaje, ese es el primer recuerdo nítido, seguramente que algo me habría dicho. Tengo el recuerdo de mi mamá, estamos sentados al borde de una mesita y nos servía mote con queso, salía a la calle para hacer compras o para ir a ver a mi papá. Teófano como yo éramos muy niños y no sabíamos lo que ocurría.
    De repente mi mamá desapareció. Pero no quisiera olvidarme que nos llevaba a varios sitios, iba a un hospital seguramente a visitar a alguien y nos dejaba afuera, decía que no deberíamos movernos. De rato en rato salía para ver si permanecíamos allá, sentados en un banco. También en las mañanas nos llevaba a una piscina para nadar, tomábamos el tranvía y mi papá nos esperaba en la puerta de su trabajo. Mi papá sabía nadar muy bien pero mi mamá no.
    Recuerdo que mi papá tenía un amigo muy querido que se llamaba Elizardo Pérez, ¿ya? La mamá de Elizardo fue mi madrina de bautizo y mi mamá la quería, le decía a mi mamá: “Aída, tienes un gran parecido a mi hija que murió muy joven y se llamaba Celeste”. Cuando mi mamá cocinaba exactamente para cuatro, para mi papá, para ella, Teófano y yo, de repente mi papá llegó con Elizardo Pérez y se sentaron a la mesa. Pérez se dio cuenta que mi mamá hizo un esfuerzo para hacer alcanzar a todos. Le dijo a mi mamá: “No te preocupes, lo que alcance no más”. Pero a los dos días llegó una carga de papas a la casa como regalo de Elizardo. La familia Pérez tenía fincas muy productivas en Huarisata y Elizardo vivía con grandes comodidades. Me acuerdo muy bien que íbamos a visitarlo a una casa amplia cerca de una plaza que se llamaba San Pedro. Tenía un salón amplio con espejos, retratos, vitrolas, un jardín lleno de palmeras y allí nosotros jugábamos mientras mi papá conversaba toda la tarde.
    Entonces sucedió que mi mamá, como dije, desapareció. Recuerdo que estábamos en la casa de un fotógrafo amigo de mi padre, tenía un hijo llamado Noé que era de mi edad, dormíamos en un cuatro Noé, Teófano y yo. Pero mi mamá ya no estaba, la extrañaba, preguntaba por ella hasta que mi papá al vernos tristes y desolados, decidió llevarnos a la clínica. Entramos y vi a mi mamá que parecía estar dormida. Luego ya no volvió a  la casa, desapareció. Yo era una niña y preguntaba por ella. Mi padre estaba muy afectado pero no nos explicó lo que realmente había sucedido, seguramente para no causarnos traumas.
    Mi mamá como comprenderás había muerto, por lo que mi papá nos atendía y también tenía que trabajar. Teófano y yo nos quedábamos solos en la casa hasta que regrese en la tarde, pero teníamos alimentos que seguramente hacía comprar mi papá y una persona nos atendía. Pasó el tiempo y una tarde fuimos a Obrajes, así conocí a una mujer joven.
-¿Quién era? ¿A quién te refieres?
Estrella.- A Carmela, a Carmela Gallardo.                             
-Para situarnos mejor en el tiempo, es preciso que digas cuándo naciste.
-Nací el 12 de diciembre de 1935 en La Paz.
- ¿En qué año murió tu mamá?
-Murió en 1939, el mismo día y el mismo año que murió (suicidó) Wayna Cápac Chuquihuanca. Mira, ese es un hecho que me acuerdo perfectamente. Mi papá nos llevaba donde se trabajaba los diarios y a la salida Wayna, mi papá y nosotros íbamos a un bar a tomar té, para nosotros eran los pasteles. La novia de Wayna Cápac era muy bonita y a él se le veía lleno de vida, contento de trabajar con mi padre. Lo demás es una historia que seguramente conoces. Pero yo lo he conocido a Wayna, era muy joven y estaba enamorado.
Después que mi mamá murió vivimos como tres años en Obrajes. Luego nos mudamos a un lugar que se llama Olímpica, cerca a la plaza de toros.
-Gamaliel recibió dos golpes del destino el mismo día. La muerte de tu mamá y de Wayna. ¿Qué dijo de lo sucedido con Wayna Chuquihuanca?    
-¡Qué me iba a explicar si yo era una niña! No comprendía la ausencia de mi mamá y menos podía entender lo que sucedió con Wayna. Después llegué a saber muchos hechos. Pero ahora recuerdo que vivíamos en San Pedro y mi papá nos llevaba al cementerio todos los domingos para dejar flores a mi mamá. Mi papá decía: “Todo hubiera sido diferente si Aída no hubiera muerto”.
En la entrada del cementerio había una mujer pobre que rezaba en aymara. Mi papá le hablaba y hacía rezar a mi mamá. Enseguida, íbamos a la tumba de Wayna que estaba cerca a la de mi mamá y la mujercita también rezaba. Los domingos visitábamos entonces a mi mamá y a Wayna, mi papá se sentía terriblemente triste, nos hablaba de mi mamá y pedía que nos portáramos bien para que esté contenta.
-¿Cómo era Churata en la casa?
-Le gustaba cantar, inventaba comidas. Había un muchacho joven que iba a la casa y cocinaba para todos, mi papá lo quería y alentaba para que se superara. Mi papá nos daba el desayuno en la cama y cantaba para que olvidáramos la ausencia de mi madre. Siempre decía: “Yo no quiero que me quieran, quiero que me respeten”. Lo peinaba, le lavaba las manos. Yo estudiaba con las Hermanos del Buen Pastor, he estudiado solamente la primaria.
-¿Dónde estudiaste la secundaria?    
-¿Qué secundaria? ¿Qué estudios? Yo no he estudiado nada. Lo único que he tenido y tengo es apetito de aprender. Yo he sido quien ha estado siempre al lado de mi padre ¿ya?, lo he acompañado porque estaba solo, tenía que ver la casa, a mi padre y a mi hermano. Mi papá salía de una casa y nos íbamos a otra, después a otra y luego a otra. Nunca hemos tenido casa propia, siempre como aves que hacen varios nidos.
Cuando murió mi mamá llegó a La Paz mi tía Elsa, mi tío Humberto de España, era hermano de mi mamá. Mi tío Humberto dijo: “Por lo menos me llevo a la niña”, y mi padre dijo, no.
    Yo nunca he tenido un hogar de familia, siempre he vivido con mi papá. Nunca pronuncié la palabra mamá, no sé lo que es criarse con una madre. Recuerdo que mi papá decía: “El colegio es para los mediocres, tienen que formarse de una distinta manera para luchar en la vida”. Mi padre era un hombre absolutamente diferente a todos los que iban a visitarlo o con los que trabajaba.
    Como yo era una niña, no sabía lo que estaba escribiendo, seguramente era El pez de oro, pero yo sentía que trabajaba desde las cuatro de la mañana, escribía y escribía, seguramente corregía y se esforzaba para dar una forma ideal a sus ideas. Yo pintaba y mi padre pegaba en la pared mis dibujos para alentarme, nos traía libros para que leyéramos. Desde niña leí a los clásicos como Tolstói, Dostoyevski, Dumas, etc., etc. Mi papá me traía pinturas de Van goh, Rubens, Miguel Ángel y tantos maestros geniales de la pintura clásica”.

     El tercer tomo de la Biblioteca Gamaliel Churata titula: La vocación del escritor, será una ocasión para publicar la lucha que emprendieron tanto Amarat como Estrella para recuperar los libros inéditos de Churata. Es un tema que no puede quedar en el silencio más absoluto, pues es una acción reñida con la ética y la moral. A pesar de la ausencia de Estrella, quien tiene los originales sabe que el tema no quedará en el olvido. La historia sabrá juzgarlo.        

lunes, 4 de abril de 2016

DOCUMENTO QUE KEIKO DEBIÓ FIRMAR






El llamado “debate presidencial” del domingo, sirvió para demostrar que el esquema estuvo concebido para que no hubiera confrontación de ideas. Un debate se produce, cuando dos contendores exponen sus criterios acerca de un tema concreto o varios a la vez. De modo que teniendo en cuenta los argumentos, cada uno de los participantes, puede además exponer los suyos, rebatir o poner en duda los criterios del contendor. En otras palabras, un debate tiene su propia técnica y dinámica. Las reglas están debidamente establecidas en un formato de diálogo, argumentación, discusión, preguntas, respuestas y conclusiones que formulan los participantes. Hay siempre un responsable que conduce las intervenciones.
    Además de la orfandad  intelectual y carencia de recursos culturales de  “Chema” Salcedo y Mávila Huertas, quienes diseñaron el desarrollo del “debate”, sabían de antemano que los contendores no iban a confrontar ideas, sino decir más de lo mismo. Así, ahora tenemos un gran sentimiento de frustración colectiva y lo único que se ha logrado, es aumentar la carga  de hastío social y desencanto que dura muchos años. Ha servido también para comprobar una vez más, que el poder fáctico tiene el control de la conciencia colectiva. Piensa, habla, opina por nosotros debido al monopolio de la opinión cautiva y concentración de medios.
  Sin embargo, más allá de la férrea defensa del sistema neoliberal, de una sociedad escindida donde crece la abismal distancia entre pobres y ricos, fue evidente la defensa de la Constitución Fujimontesinista de 1993. Se  pudo deducir que en las elecciones del próximo domingo hay dos opciones por las que asistiremos a las urnas. Votar por el esquema político del continuismo, cuyos candidatos son Keiko Fujimori, Pedro Pablo Kucznski, Alfredo Barnechea y Alan García o, necesidad de establecer un cambio de rumbo en la historia del Perú y votar por Verónika Mendoza. No hay otra opción. Todo ha quedado absolutamente claro.
    Los candidatos del neoliberalismo, no tuvieron la valentía de reconocer que representan a la cleptocracia, coloniedad y neofujimorismo. Por más esfuerzo que hicieron, no lograron salir del esquema en el que se mueven y están atrapados. Fernando Olivera cumplió con su deseo de enterrar a Alan García y al APRA, ahora sí para siempre. Keiko Fujimori leyó un papelito y lo firmó públicamente, como si se tratara de un compromiso ético. Pero está muy mal redactado y en honor a la limpidez política, debió haber tenido el siguiente texto: “En caso de ser elegida presidenta del Perú, juro por mi honor que no daré libertad al reo Alberto Fujimori Fujimori, por haber sido debidamente juzgado por delitos contra los derechos humanos (menos a Montesinos ni al Grupo Colina). Haré que el citado Fujimori Fujimori (así como los otros actores), devuelvan al Perú todo el monto de dinero ilícitamente sustraído. Yo y mis hermanos devolveremos al Perú todo cuanto nos entregó el señor Vladimiro Montesinos, para realizar nuestros estudios en Estados Unidos. Apoyaré el proceso de extradición de los hermanos Fujimori, refugiados en Japón para que rindan cuentas de sus probados latrocinios. Apoyaré para que las mujeres sometidas a operaciones de esterilización forzada, tengan una reparación económica y los responsables sean debidamente encausados. Presentaré una declaración jurada para demostrar que no soy accionista de concesiones mineras y tampoco, tengo dinero depositado en paraísos fiscales.
    Ordenaré erigir un monumento en memoria de los estudiantes asesinados de La Cantuta, así como a Pedro Huilca. Si el pueblo me elige como presidenta del Perú, mi madre Susana Higuchi, será públicamente desagraviada por haber sido torturada en el local del SIN y electrocutada de la forma más vil. El señor Kenyi Fujimori Higuchi, será debidamente procesado en referencia a los 91 kilos 230 gramos de cocaína, hallados en los almacenes de la empresa Limasa, vinculada a ese congresista.   
    Declaro que haré todo el esfuerzo necesario para que al Estado Peruano, le peguen los adeudos por impuestos todas las transnacionales. Mañana mismo será separada Cecilia Chacón, quien encabeza la lista de candidatos al Congreso, por habernos sorprendido de la forma más grosera. Lima, 3 de abril de 2016. Firma: Keiko Fujimori Higuchi”.                
   Y frente a la impostura es preciso decir una verdad. No es cierto que Alejandro Tolero sea el primer presidente andino del Perú. Ese honor le corresponde a Andrés de Santa Cruz y Calahumana (nació en Alto Perú), es el padre de la Confederación Perú-boliviana. Fue ejemplar presidente del Perú y sin duda el más importante mandatario del siglo XIX. ¿A quién se le habría ocurrido poner el nombre de Felipe Santiago Salaverry a una importante avenida de Lima? Salaverry fue un impetuoso militar egocéntrico, dirigió un golpe de estado contra el presidente electo Luis José Orbegoso. Preparó un ejército para destruir la Confederación Perú-boliviana, ordenó   fusilar al correcto comandante Valle Riestra. Derrotado en la batalla de Socabaya, un tribunal militar lo condenó a la pena de muerte y fue fusilado en la plaza de armas de Arequipa, el 18 de febrero de 1836.
    Sin embargo, el mediocre “debate presidencial”, ha servido para comprobar que hay dos tendencias en pugna: Fujimorismo con Keiko más las derechas frente a la necesidad de lograr una nueva Constitución Política, debido al liderazgo de Verónika Mendoza. Las demás agrupaciones de amiguitos en busca de una chamba, no llegarán lejos. Entonces, la segunda vuelta sería entre Keiko y Verónika. De ser así, las derechas apoyarán a Fujimori, pero el pueblo, cansado de ser engañado, traicionado y empobrecido, votaría con seguridad por Verónica Mendoza.         

domingo, 3 de abril de 2016

PERRA VIDA. INSULTO DE UN NACIONALIZADO



   

 ¿Qué significa en stricto sensu el término “Perra vida”? Es un agravio grave, imperdonable. Es deshonrar públicamente a una mujer inteligente que representa a la izquierda en el proceso electoral. Constituye una injuria, un dicterio que califica a quien trató de hacer escarnio de Verónika Mendoza, solo por el hecho de pensar de distinta manera a Pedro Pablo Kuczinski. Es también un vituperio, un denuesto e innecesario ultraje, todo porque Verónika Mendoza, fue la primera candidata presidencial, en proponer la necesidad de revisar los contratos del gas de Camisea, en los que intervino P.P. Kuczinski de manera negativa y letal.  
    No solo es una afrenta personal, un dicterio político, una invectiva y expresión de machismo conservador de la derecha ultra montana, sino también la desesperación frente al avance de Verónika Mendoza en la intención de voto. El hecho de ultrajar a una mujer que de la nada hizo un movimiento político y propone, un distinto modelo social, político y económico, es también una muestra del nerviosismo de PPK. Ultrajar, ofender, vilipendiar y deshonrar, es también la demostración de carencia de un lenguaje cultivado para emitir ideas con propiedad semántica.                 
    La vida de Verónika Mendoza no tiene nada de ese animal tan fiel a los seres humanos. Su biografía es la de una mujer peruana provinciana, mestiza, quechua hablante y culturalmente educada en París. Se trata de una persona que decidió formarse ideológicamente por su cuenta, hasta llegar donde ahora está. No es el caso de Alfredo Barnechea, intelectual y periodista que desde hace muchos años soñó con ser candidato a la presidencia. Ha transitado por varias opciones de la derecha y quienes lo conocen de cerca, saben que no será presidente del Perú, pero como él mismo dice, se habrá marketeado para futuras consultorías al servicio de empresas transnacionales.            
    Decir que Verónika Mendoza es: una media roja que dice saber hacer las cosas y nunca ha hecho nada en su perra vida, es aseverar sibilinamente que no solo llevó una vida de perro, sino que además, lo que dice no es verdad. En otras palabras, la intención de PPK., es descalificar a quien puso en agenda electoral el gas de Camisea. Ese hecho no le perdona P.P.K., porque así empezó a deteriorarse su prestigio de lobista inteligente. Ser lobista no tiene nada de malo y tampoco es un oficio denigrante, lo negativo es que P.P.K., nunca defendió los intereses del Perú.
    Quien lea los Planes de Gobierno del Frente Amplio y Peruanos Por el Kambio, (¿de qué?) se dará cuenta que Verónika Mendoza ha logrado conformar un equipo de trabajo y, es la alternativa para el necesario cambio del modelo neoliberal, pues ha fracasado estruendosamente. El Plan de gobierno de P.P.K., parece haber sido redactado por algunos tránsfugas que ahora le lamen el cúbito central, pero es más de lo mismo. La orfandad de conocimientos respecto al Perú esencial, demuestra que fue fabricado  como sea, sabiendo que nadie leerá y lo importante para ellos, es llegar al Congreso y después ver a qué agrupación se arrimarán: Sheput, Bruce, etc., etc.
   La primera vez que se usó la palabra perro como insulto, agresión y agravio en el Perú, fue cuando Hernando de Soto, después de haber llegado al campamento donde estaba el inca Atahualpa, dispuso que Martinillo le dijera al inca que saliera. Atahualpa no salió porque esa no era la costumbre de un soberano inca. Hasta que después  llegó Hernando Pizarro y preguntó qué pasaba. Le dijeron que Atahualpa estaba detrás de unas cortinas y desde allí veía lo que sucedía afuera. Hernando Pizarro sin desmontar su caballo le ordenó a Martinillo: “Decidle al perro que salga”.
Años después un policía también trató de perro a Marco Arana en la plaza de Cajamarca. ¿Qué tendrán que hacer los perros con los intereses de lobistas y transnacionales?
    Verónika Mendoza, encarna la necesidad de refundar el Perú, lograr que una Asamblea Constituyente promulgue una nueva Constitución Política. Esa sola idea ha movilizado a miles de electores que están hartos de una realidad asfixiante, donde la pobreza y la delincuencia han crecido en la misma proporción que las transnacionales han acumulado capital. P.P. Kuczinski, significa una propuesta ideológica que ha fracasado. Sin embargo, debido a una evidente falta de cultura política y reflexión crítica, muchos jóvenes han sido subyugados por la falsa imagen de un comerciante de alto vuelo de las riquezas del Perú.
   Pero decir que P.P.K., no tiene ni una gota de sangre peruana igual que Keiko Fujimori, es una aberración jurídica, además denota falta de información respecto a la nacionalidad. La nacionalidad se obtiene ya sea por nacimiento o por naturalización en la mayoría de las naciones del mundo. Que los padres de Keiko Fujimori y P.P.K., no sean peruanos, no les resta en nada el derecho a participar en la vida política del Perú. En consecuencia, no hay más peruanos o menos peruanos. No son más peruanos quienes hablan quechua, aymara, jaqaru o un idioma de un pueblo de la Amazonía y menos peruanos, los hispanos criollos que balbucean el español.                        
   Lo que no es ético es que P. P. Kuczinski , haya renunciado a la ciudadanía peruana para ser ciudadano norteamericano. Está en todo su derecho y no tiene nada de malo, nadie tiene por qué censurarlo. Lo que está mal es que se haya convertido repentinamente en ciudadano peruano, todo para tentar ser Presidente del Perú. Eso no ocurriría en ningún país del mundo. César Vallejo cuando en París atravesaba por una grave crisis económica, le ofrecieron la nacionalidad francesa, pero el Cholo, no aceptó, declarando ser peruano hasta el tuétano y moriría como peruano.      
    A Kuczinski no le interesa servir al Perú. Frente a la crisis de partidos y líderes, “El gringo” aparece como mensajero impoluto para acabar con la inseguridad, dotar de agua, electricidad, “pan grande” y gas a los pobres. Nada más falso. Pero hay quienes le creen debido a una evidente falta de ignorancia política. Y un escritor, ¿puede decir por quién votará?, por supuesto. Monseñor Javier Del Río, arzobispo de Arequipa ha llamado al electorado para que no voten por Verónika Mendoza porque sería “pecado”. Pero yo pecador, agnóstico y poeta, votaré como muchos escritores del Perú por Verónika Mendoza. Manan allinchu wiraqucha, misti Kuczinskicha. Janiwa walikiti, rinku wirajucha Kuczinski. Y ahora, ¿cuánto tiempo tengo que esperar para que se me excomulguen? No sé, de todos modos estaré atento.