Páginas vistas en total

miércoles, 5 de diciembre de 2012

CIBERNÉTICA Y LITERATURA: ENTRE LO VIRTUAL Y LO REAL


Libro digital


    Después de la presentación de mi último libro, un joven se acercó y me dijo: Quisiera invitarlo para que lea las tres novelas que he publicado, mucho le agradeceré hacer un comentario en su revista “Comentarios reales”, me parece muy buena porque además, no hay otra similar en el Perú. Le contesté que lo haría con mucho gusto y creí que me alcanzaría sus textos o por la menos la última novela. Pero no, buscó en su cartapacio una tarjeta y me la alcanzó una diciendo: Ahí está la dirección. Es muy fácil, las he publicado en mi blogspot. Ojalá me haga el favor de escribir una crítica. Le respondí que podría leer la última pero no todas de un solo vuelo para comentarlas.
  Leí la tarjeta y de hecho me dijo: Entre usted y nosotros hay una gran diferencia. Mi generación representa a los escritores cibernautas, somos cibernéticos y usted todavía usa el papel, se ha quedado en el tiempo pasado, congelado, como mucha gente. Tiene que dar un salto cuantitativo, hacer un esfuerzo, entrar a la era digital, a la cultura virtual y usar una herramienta básica como es la cibernética. No me crea un dinosaurio- respondí. Lo que sucede es que en las mañanas leo Le Monde, El País, La Prensa, El Comercio y Los Andes de Puno. Escucho los noticieros de Radio Sol Armonía, en español. Estoy atento en los noticieros Internet. Todo el día estoy sentado en la computadora leyendo textos – respondí.
    Yo y varios de mis amigos escritores, una collera muy grande, una red social amplia, no vamos a publicar libros en papel, nunca. Pero le aseguro que nos leen cada día más, yo he llegado a los 10,000. Hay escritores que hacen un tiraje de mil ejemplares. A mí, a nosotros nos leen cada día más y no gastamos nada – dijo – mirando mi libro. Fue la primera vez que conocí a escritor virtual. Como no tienes un texto impreso, entonces se podría inventar las siguientes palabras: Ciberpalabras: novenauta, libronauta, literatunauta, ficcionauta, criticonauta, poetanauta, cuentospacio, músicspacio, escritorspacio, cuentospacio, editorspacio, diariospacio, editonauta, etc., etc. – respondí.
   ¡Qué bacán! ¡Qué chévere maestro! Ha inventado al toque varias palabras. No se olvide de visitar mi blogspot, porque el suyo siempre le leo – dijo – y se despidió.
   Es verdad que todos somos ciberciudadanos, que ninguna persona está fuera de lo que se ha venido a llamar ahora la cibercutura, porque toda información, todo conocimiento se obtiene con el uso de la cibernética. El Internet se ha convertido en una herramienta esencial, todo se debe a la tecnología de la información y comunicación. Las redes sociales hacen posible una comunicación inmediata, la golobósfera es sin duda un medio que ha desplazado, de alguna manera, a los diarios y revistas impresas.
    El periodismo digital es sorprendente y ágil, permite conocer los hechos además ilustrados en el instante que ocurren los acontecimientos. Un caso excepcional del periodismo digital es la web, bloggers de Bagdad respecto a la guerra de Irak. Wikipedia y gooble responden a cualquier pregunta o tarea que deben hacer los estudiantes de primaria, secundaria y la universidad. Una revista que vale la pena leer es la Revista Virtual de Cultura Iberoamericana, se trata de una cuidada edición a cargo de destacados escritores. Es más, la Universidad Virtual de Lengua y Cultura Española, ofrece cursos y grados académicos hasta llegar al grado de doctor.
    Pero no todo es bueno ni hay tampoco por qué satanizar una conquista que beneficia a millones de personas en el mundo. El lado negativo es que hay mucha piratería, mucha basura circulante que no forma a los jóvenes, no los dota de una cultura sólida ni forma la memoria adecuadamente. Como todo está al alcance de los estudiantes, lo que hacen (no todos), es hallar el tema e imprimir el texto. Los ciberestudiantes están informados y resultan con una gran capacidad para hallar datos y de “redactar” textos, cuando están frente a la computadora. Son los homo nautas, después de la era de los homo videns..
     Me ha sorprendido encontrar en Internet una versión de El pez de oro de Gamaliel Churata, digitalizado, pero no tiene anotaciones críticas y menos el uso del alfabeto fonémico universal, tan necesario para entenderlo. ¿De qué sirve ese trabajo pirata? ¿De qué manera contribuye para un adecuado conocimiento del genio y talento de uno de los grandes escritores de América? De nada. Al contrario desubica, mal informa y deforma. Pero es así, hay muchos textos editados que no tienen el cuidado necesario para una buena lectura. 
   Más allá de cuanta información ofrece por ejemplo google, no es una fuente confiable para hacer un trabajo serio, pero ayuda. ¿Cuántas veces se consulta en Internet para saber algo que necesita por ejemplo para tomar una decisión? ¿Es posible vivir sin el uso del ciberespacio? Ya no. Bien podríamos decir que todos estamos marcados por un siglo náutico, que la cibernética también nos ha automatizado, ahora somos menos libres que antes porque ahora somos rehenes de la cultura digital, de la tecnología que debía más bien liberarnos.
   El periodismo digital sí que es una conquista esencial. Los diarios tienen que reestructurarse en la medida que ahora se leen durante todo el día y las noticias fluyen a casa instante, de modo al día siguiente tiene que haber una presentación nueva y comentar, esa es la palabra exacta, sino reflexiona nadie lee ni compra. Aunque es verdad que en el Perú, el diario que más se lee es El Trome. Ese es un caso singular que resulta una herencia del gobierno de Alberto Fujimori Fujimori y además el Grupo El Comercio, lo mantiene para desinformar, manipular, despersonalizar, animalizar y estupidizar a los lectores de ese increíble diario. Pero además de este mamotreto hay otros que se mantienen para mantener la coloniedad del poder.  
     Ahora, muchas personas tienen su propio blogspot o usan el facebook para comunicarse, el chateo es realmente asombroso. Pero lo que está en permanente cambio es el uso del idioma, sobre todo el ciberlenguaje. El chateo ha establecido sus propias normas de expresión y discutible comunicación, pero es una realidad. Quien no chatea no entiende a los jóvenes y muchos de ellos se comunican con un lenguaje grosero, sucio y censurable. El chateo permite la destrucción de los valores cívicos, patrióticos, ciudadanos y valores humanos. Frente a este hecho, la pregunta es: ¿hasta dónde los jóvenes van a llegar a usar un sistema de “comunicación”, que les traerá serias dificultades cuando tengan que escribir en serio, con una evidente limpidez en lo que se refiere a ortografía, redacción, dicción, conocimiento del campo semántico y claridad en la emisión de ideas.
    Pero más allá de esta innegable realidad, la crítica literaria se ejerce con más audiencia que en los medios impresos, aunque las diferencias sean sustanciales. Así, la Literatura se expresa también mediante el ciberespacio y sorprende que las grandes bibliotecas del mundo estén al alcance de los lectores. También es verdad que en algunos casos, si es que se quiere tener un libro impreso, hay que pagar para imprimir. Pero todo es posible para quienes conocen más, también se producen robos, chantajes, el jaqueo no es una novedad.
    Finalmente nada se borra porque todo queda grabado. Nada es un secreto personal o institucional porque todo está controlado, observado y comprobado. Un caso singular es el hecho de que nada más y nada menos que el jefe de CIA David Petraeus y su biógrafa Paula Broadweell, hayan tenido un intenso romance mediante cartas por Intenet. Todas sus comunicaciones se hicieron usando facebookc heating y aspely madison y todo quedó grabado. Por eso es que como dijo el congresista demócrata Barrey Frank: “Nunca escribas cuando puedes hablar, nunca hables cuando puedes asentir, nunca asientas cuando puedes hacer un guiño”. Sin embargo, la tecnología de la información y comunicación es indispensable. Nadie vive sin Internet ni los aportes de la cibernética, más allá si todo se llega a saber “porque todo queda grabado”.
   Es verdad que es posible encontrar en Internet libros muy valiosos de la literatura por ejemplo denominada erótica. Comprar los Diarios de Anaís Nïn en Lima es imposible, los pocos que hay cuestan 120 soles cada uno, total 1,400 soles para leer textos a veces aburridos como el primero dedicado a Henry Miller. Un suma no solo prohibitiva, sino  significa un asalto al lector, mejor no hablemos de libros en referencia a la Guerra Civil Española, cada uno cuesta más de 150 soles. También se puede pedir libros por Internet, depende del medio de transporte, a veces se paga el envío y se vuelve a pagar para recoger el libro. Esa fue una amarga experiencia porque no había a quién quejarse ni ante qué entidad acudir, finalmente perdimos el dinero y los libros. ¿A cuántos lectores les habrán hecho lo mismo?       
   En lo que se refiere a que debo publicar mis libros usando el Internet, tal como me dijo ese joven cibernovelista, comparto su entusiasmo, pero no dejaré a publicar primero textos en papel. Se ha dicho que los escritores no hablan de libros inéditos y menos de los que hayan publicado en Internet, sino de los que están sobre las mesas de los lectores, en las librerías, bibliotecas y se hayan sometido a la crítica. Yo seguiré publicando en papel aunque tenga que esperar varios meses a veces años para que publiquen mis libros. En ese sentido nunca seré un escritornauta sino un dinosaurio que cuando ve un papel limpio y blanco, le da ganas de escribir un poema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario