Páginas vistas en total

domingo, 6 de enero de 2013

ARTURO VILCHES Y GAMALIEL CHURATA



      La más lejana noticia y absolutamente grata acerca de Arturo Vilches Cedillo, llegó hace varios años desde México y nos la transmitió el escritor, antropólogo e historiador peruano-mexicano Ricardo Melgar Bao, con quien nos conocimos en un Congreso de Escritores jóvenes, convocado por Juan José Vega, entonces rector de la Universidad  Agraria y, realizado en Jauja, entre el 22 al 24 de abril de 1970. Desde entonces con Ricardo hemos guardado una gran amistad e identidad y como sabía que hacía años trabajaba sobre Gamaliel Churata, lo primero que hizo fue hacernos llegar el libro de Arturo Vilches Cedillo titulado: Arturo Pablo Peralta Miranda. Travesía de un itinerante, publicado en el 2008.
   Luego leímos el valioso texto titulado: Aspectos de la literatura indoamericana, que viene a ser un documento literario firmado por Gamaliel Churata y, editado en la Editorial América Nuestra- Rumi Maki. En el siguiente año pudimos conocer una compilación de textos con el título: Encrucijadas estético-políticas en el espacio andino, a cargo de Maya Aguiluz Ibargüen, como coordinadora. Colección Debate Reflexión. Texto publicado por la Universidad Nacional Autónoma de México, Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la Universidad Mayor de San Andrés, La Paz (Bolivia). Postgrado en Ciencias del Desarrollo. El escritor mexicano Arturo Vilches Cedillo colaboró con dos textos: El andar de Churata en Bolivia (Conversación con Ángel Torrez) y Cronología de Arturo Pablo Peralta Miranda “Gamaliel Churata”.     
    A ese esfuerzo que es preciso sumar las ediciones por ejemplo de un CD que reproduce la conferencia que Gamaliel Churata ofreció a su regreso de La Paz en el Cine Puno, en 30 de enero de 1965. Es decir, “El pez de oro o la didáctica del realismo psíquico. Alfabeto de lo incognoscible”, luego editó otro CD referente también a Churata. En el 2010 pudimos leer el folleto Warisata y México, así como Gamaliel Churata en la Semana Gráfica. Es decir, todo un gran esfuerzo de parte de Arturo Vilches Cedillo, por redescubrir para la Literatura Latinoamericana el genio literario de Gamaliel Churata.
     Luego llegaron las cartas y la cálida voz de Estrella Peralta Castro, para hacernos saber que había viajado a México solo para conocer a Arturo. En el mes de diciembre llegó a Lima procedente de México Ricardo Melgar Bao. La conferencia de Ricardo en el local de la “Casa Mariátegui” se refirió al Diccionario de las luchas sociales en América Latina, inmediatamente hablamos de Arturo y me hizo saber que estaba en Bolivia, trabajando acerca de un tema apasionante: comparar los sistemas educativos de Warisata y la educación rural de una escuela en México.
     Enseguida viajamos a Wancho Lima (Huancané-Puno) con ocasión de cumplirse los 89 años de la masacre de campesinos aymaras que fundaron una nueva capital del Perú en 1923. Y fue así que quiso el destino conociéramos a Arturo Vilches Cedillo en Puno, el día miércoles 19 de diciembre. De hecho se produjo una mutua simpatía debido a que ya había leído la edición crítica de “El pez de oro” realizada por A.F.A Editores Importadores. En el local del Gobierno Regional Puno dictó una conferencia referente a Gamaliel Churata y Pablo de Rokha. Se trata de un trabajo de investigación en el que desarrolla un paralelo literario entre el escritor que inició el proceso de descolonización de la Literaria Latinoamericana y el poeta chileno que alucinado, no soportó más la realidad social y se suicidó.
    Nuestra apreciación es que Arturo Vilches Cedillo, como académico e investigador literario bien formado, ha llegado al fondo de un tema que estaba pendiente desde hace muchos años. Gamaliel Churata y Pablo de Rokha se conocieron en La Paz (Bolivia). El poeta chileno nació el 17 de octubre de 1894 en un pueblo llamado Licantén y murió el 10 de septiembre de 1968 en Santiago de Chile,  fue un notable comunista y escritor vanguardista, cuyo verdadero nombre fue Carlos Díaz Loyola. Se le concedió el Premio Nacional de Literatura en 1965 y es sin duda es uno de los cuatro grandes de la nueva poesía chilena  junto a Pablo Neruda, Vicente Huidobro y  Gabriela Mistral.
    La amistad entre Churata y Pablo de Rokha se produjo inmediatamente debido a las coincidencias de criterios frente al marxismo autoritario de la época, pues no dejaba a sus militantes ni simpatizantes pensar con libertad y de modo autónomo. Ambos sostuvieron la necesidad de fundar y defender nuevos criterios respecto a la crítica literaria, más aún frente a un panorama de corte colonial, así como impulsar una literatura que no obedezca al canon oficial. Permanecer alejados de los círculos culturales que insistían en imitar los moldes literarios impulsados desde la cátedra infecunda, pero sobre todo por criterios que censuraban a los insurgentes de la nueva Literatura Latinoamericana. El terreno de marginalidad cultural en que Churata y Pablo de Rokha vivieron, según Arturo Vilches, fue muy claro para ambos escritores, pero supieron soportar el silencio, la marginación y la pobreza material.
    Entre Churata y Pablo de Rokha se produjeron además varias coincidencias: ambos renunciaron a tener una educación con mentalidad colonial. Concordaron en pensar que la vanguardia literaria americana tenía que construir su propia fisonomía. Churata pensaba que Lenin estaba en lo correcto, mientras que Pablo de Rokha opinaba que León Troski no estaba equivocado. Ambos tenían fe en un socialismo creado desde las raíces de América y no había que aceptar “mandatos”. Pero al fin y al cabo, más iconoclastas que marxistas, más poetas que periodistas, más revolucionarios que burócratas, coincidieron en que el destino para ambos era crear todos los días, una nueva literatura. Escribir como se piensa y no por encargo. En fin, Arturo Vilches Cedillo, demostró a través de citas de textos de ambos escritores más paralelos que distancias.   
         
     Es verdad que esta apreciación resulta pobre, por decir lo menos, frente a una conferencia de más de un cuarenta minutos y preparada durante varios meses en bibliotecas y archivos de La Paz. Pero además sirvió para recordar la edición de un libro raro, sorprendente como maravilloso, se trata de de un texto preparado por Eduardo  Anguita y Volodia Teitelboim: Nueva poesía chilena, editado en Zig-Zag, Santiago de Chile, en 1935. Aparecieron poemas de Pablo Neruda y por supuesto de Pablo de Rokha, pero los antologistas se olvidaron a propósito de considerar de modo expreso a  Gabriela Mistral (Lucila Godoy) quien recibió el Premio Nobel de Literatura en 1951. Antonio de Undurraga publicó el valioso texto El manifiesto del caballo de fuego. Lo que indica que no todas las antologías resultan consagratorias. Muchas veces, los poetas excluidos resultan más importantes que los antologados. 
     Pero de no haber sido el esfuerzo de Yanina de la Riva Sardón, quien tiene a su cargo el extraordinario funcionamiento del CENDO (Centro de Documentación) del Gobierno Regional de Puno, Virgen protectora de poetas y escritores puneños, se esforzó para llenar el auditorio y hacer que Arturo se sintiera como en casa. René Calcín Anco, intervino para noticiar que había hallado un documento en el que probaba que Churata fue comunista. Alfonso Canahuire, siempre desfasado, se olvidó sus lentes y empezó a balbucear hasta que César Zuaña lo salvó prodigiosamente. El vicepresidente de la Región Puno, intervino pero no se le entendió qué quiso decir, le hizo una infinita como imperdonable falta un traductor intertextual y multicultural Todo un verdadero interno y como dicen en la jerga de la diglosia cultural, bien piscicultura literaria. Sin duda no ha leído a Churata.     
    Sin embargo, Arturo Vilches Cedillo, debió tener en Puno otra clase de recibimiento y tratamiento protocolar. ¿Por qué las autoridades no estuvieron presentes en vista de la visita de tan ilustre intelectual mexicano? ¿Hasta cuándo vamos a tener la imagen de funcionarios de primer orden a quienes no les interesa la cultura? ¿Por qué Churata y a quienes se ocupen de él tienen que merecer una profunda indiferencia? ¿No saben acaso que el congresista Yony Lescano Ancieta pidió perdón a la memoria de Gamaliel. Churata por todo el daño que le infringieron en Puno?  ¿Hasta cuándo será un delito ser inteligente y dedicarse a investigar la vida y obra de Churata? ¿Cuándo terminará la insoportable mentalidad colonial y desprecio a Churata?       
     Menos mal que después de la conferencia, ya en el local del CENDO, fue rodeado por los escritores puneños más jóvenes, por una  generación que ahora lee a Churata y sabe que se trata de un escritor descolonizante, frente a la cultura oficial y formas de avasallamiento a la cultura andina. Las preguntas que le hicieron a Arturo Vilches, tenían que ver con el significado y presencia de Churata en el contexto latinoamericano. Vilches hizo ver que hay un sector de intelectuales en Bolivia que no tienen simpatía por Churata, que mucho tiene que ver la muerte de Huayna Choquehuanca. Es que Churata siempre fue un inconforme y lo que se llama ahora un antisistema, igual que Pablo de Rokha. Nunca pensó que debía tener una casa propia y una pensión para vivir cuando llegara a la vejez.
     Ahora, habrá que esperar la publicación del texto de la conferencia de Vilches, para tener una mejor información. Pero en los primeros meses del 2013 se publicará el II tomo de la Biblioteca Gamaliel Churata, el título es El ángel iluminado con un prólogo de Manuel Pantigoso y el colofón escrito tanto por Jorge Flórez-Áybar como por Yasmín López Lenci. Arturo Viches Cedillo, un churataiano de alma, corazón y vida, ya sabe que está comprometido para  estar presente en el  tomo IV. Así, el año termina con la presencia de Arturo Vilches en Puno, donde será siempre recibido por los nuevos escritores que lo admiran y han empezado a quererlo, como un a un verdadero hermano mayor churatiano.
    El año 2013 será crucial y definitivo para los hijos, sobre todo para Gamaliel Churata, la Literatura Latinoamérica y francamente para quien escribe esta crónica. Se trata de persuadir de la mejor forma al abogado Pedro Bustamante Aragón, sobrino nieto de Gamaliel Churata, para que sea posible la publicación de las obras completas del autor de “El pez de oro”. A Pedro Bustamante Aragón, se le pedirá una vez más que por fin devuelva los originales de Gamaliel Churata que probadamente obran en su poder. Se trata de varios libros que deben ser de todos modos editados. Cuando en el año 2010 llegaron a Puno los hermano Estrella y Amarat Peralta procedentes de La Paz (Bolivia), fue Pedro Pineda Aragón quien les hizo saber que su primo Pedro Bustamante Aragón, tenía en su domicilio, un cajón de cartón lleno con los originales de Churata, esa es sin duda una prueba irrefutable frente a la verdad y la historia.
(Noche de Navidad / 24/ 12/ 2012). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario