Páginas vistas en total

domingo, 29 de julio de 2012

ANIVERSARIO DE LA INDEPENDENCIA


     Con ocasión del Aniversario de la Independencia del Perú, el día 28 de julio y en varias plazas públicas de Lima, a varios estudiantes universitarios se les preguntó concretamente: ¿Qué significan las alegorías que aparecen en el escudo nacional? Las respuestas fueron no solo disparatas y de una indigna manera de tratar a un símbolo patrio, sino que además demuestra una absoluta ignorancia y falta de una educación imbuida de valores cívicos y patrióticos. No sabían que se trata de la vicuña, dijeron que era una llama. De los once entrevistados solo uno sabía que se trata del árbol de la quina. Ninguno hizo referencia a la cornucopia de la abundancia. Dijeron que se trataba de oro, de monedas y la riqueza minera del Perú.
    Cualquiera que sea la universidad que estudien esos jóvenes tanto hombres como mujeres, significa que tampoco les imparten una formación humanista, tan necesaria para que tengan una visión de la realidad y un comportamiento adecuado como ciudadanos. ¿En qué colegio estudiaron? ¿En qué escuela primaria? El problema de fondo no es precisamente juzgarlos ni condenar a los centros educativos en que tan mal se formaron. La cuestión de fondo es que viene a ser una muestra del sistema colonial educativo tan arraigado en el Perú.
     Ese es un tema que debería preocuparnos mucho más, se trata de una cuestión  ideológica, de un proceso político a largo plazo, relacionado con la mentalidad, formación moral y cultural de los futuros ciudadanos peruanos. Es un compromiso histórico que debería asumir el Estado Peruano, pero que ha renunciado expresamente para dejar esa histórica tarea a organismos internacionales, cuyo único compromiso es la sistemática y permanente acumulación de capitales. Viene a ser en otras palabras, la formulación de una política cultural que comprenda, sobre todo al sistema educativo para transformar la dolorosa realidad peruana.
     Desde la invasión española al Perú y durante la vigencia de la Colonia, la Iglesia Católica como entidad ideológica-educativa, se encargó de enajenar a los adultos, jóvenes y niños, haciéndoles creer que el poder provenía de Dios. Sobre todo que el rey tenía el derecho divino de mantener la esclavitud y formas inhumanas de trabajo. Declarada la Independencia del Perú el 28 de julio de 1821, desgraciadamente el sistema de educción colonial quedó intacto y más aún, después de la ausencia del general San Martín y del retiro del Libertador Simón Bolívar, nada cambió.
    Los criollos y mestizos limeños, descendientes de españoles, muchos de ellos de padres funcionarios de la Colonia, de la noche a la mañana se vieron beneficiados con la creación de la República Peruana. No tuvieron necesidad de ir a la guerra, ni apoyar ya sea a San Martín o a Bolívar, solo tenían que esperar que ambos se fueran para siempre y les dejaran una herencia que no merecían. Nunca se ha discutido ni analizado un documento tan perverso para los intereses del Perú como es el Acta de Capitulación de Ayacucho. Ese es el punto de partida para que no se produjeran cambios sociales y organizara un distinto sistema político y educativo para el Perú.                 
      Durante los primeros ochenta años de la República, continuó vigente el sistema educativo colonial, hasta que finalmente los municipios y el Estado Peruano se hicieron cargo del sistema educativo. Manuel Pardo (padre) fue el primer gobernante civil, liberal y civilista que se preocupó por la educación laica y gratuita. Pero la nueva oligarquía peruana del siglo XX, con Guillermo Leguía como gobernante e ideólogo, se dio maña para retener el poder, diseñar un sistema educativo colonial para mantener sin derechos civiles, menos políticos y educativos a las grandes mayorías pauperizadas. Tampoco iba a permitir que se le encargara diseñar un sistema educativo a políticos y maestros como por ejemplo Manuel González Prada y menos a José Antonio Encinas.
    ¿En qué medida ha cambiado la mentalidad educativa colonial en el Perú? ¿El sistema educativo está destinado a contribuir con la transformación de la realidad? ¿A qué intereses económicos obedece que el sistema educativo carezca de investigación científica? ¿Por qué las universidades no están diseñadas para responder a cada realidad social y retos históricos? ¿Hacia dónde va el Perú cuya educación no está diseñada para el siglo XX? ¿Cuántas universidades fabrican alumnos y después profesionales que después no saben lo que significan “los dibujos” del Escudo Nacional?  ¿Hace acaso falta más preguntas? No.                     
    Quienes hemos ejercido el magisterio, sabemos por experiencia propia que es un delito pensar y opinar como maestro peruano en actividad. Debe ser una persona que cumpla con los planes y programas, ni una palabra más y ni una de menos. Prohibido pensar, ser culto, menos inteligente y estar imbuido de ciencias sociales. Tampoco hablar acerca de la necesidad de un nuevo como distinto sistema educativo, destinado a contribuir con los cambios sociales que necesariamente se deben dar. Un país que no realiza cada cierto tiempo cambios sustanciales, está destinado a ser una colonia política en nombre de ls posmodernidad, de la inversión privada como extranjera, de la globalización y la falacia del desarrollo.
    A propósito, con ocasión del aniversario de la Independencia del Perú, creímos que el presidente señor Ollanta Humala Tasso, en su mensaje en el Congreso de República, iba a referirse por qué decidió cambiar de rumbo político su gobierno. Todo indica que durante cinco años estaremos regidos por un gobierno de carácter asistencialista, paternalista, caritativo y como dijo el inefable, autócrata y ahora minero Óscar Valdés Dancuart: “El presidente Humala tiene que olvidarse de sus promesas electorales”. Nadie le creyó pero era cierto.
   ¿Se puede pedir que haya un debate nacional sobre la educación peruana? Por ahora, no. Se ha anunciado que habrá un nuevo sistema de meritocracia y aumento según una nueva escala remunerativa. No hubo ni una sola palabra en referencia a la cultura y a la educación propiamente dicha, menos sobre la creación de una política cultural. ¿Hasta cuando? ¿Cuántos años más tendremos que esperar? Entre tanto no cambie el sistema educativo de carácter colonial y no se retenga las materias primas para transformarlas o siquiera para conseguir un valor agregado, el Perú seguirá siendo un país dependiente hasta que finalmente, llegue el día en que el Estado Peruano, en vez de donar unos soles, se haga cargo de una equitativa distribución social de los bienes materiales y espirituales. (28 de julio del 2012).

No hay comentarios:

Publicar un comentario